Tecnicas de Respiración

 

** Armonía interior **

En casa o en la oficina, a veces es necesario tomarse unos minutos para relajarse. Los ejercicios de respiración recomendados por la Fundación Indra Devi son una buena técnica para aliviar tensiones y recuperar la calma perdida


1. Si se está en la casa, acostarse en la cama, en el piso o en una colchoneta. En la oficina, sentarse cómodo y con la columna bien apoyada en el respaldo de la silla. Sacarse los zapatos, desajustarse el cinturón. El cuerpo debe estar libre.

2. Desconectar el teléfono y apagar el celular. Desenchufar radio, televisor y computadora. Si existe la posibilidad de que alguien entre de golpe, colocar un cartel pidiendo no ser interrumpido.

3. Con los ojos cerrados, elevar la mano derecha y tapar con el dedo pulgar la fosa nasal del mismo lado. Inhalar y exhalar. La respiración debe ser lo más tranquila y pausada posible. Si se cruza algún pensamiento, dejarlo pasar y concentrarse en el ejercicio. Realizar diez respiraciones.

4. Repetir la misma operación, pero tapando la fosa izquierda. La mano libre debe ir sobre las costillas.

5. Colocar ambas palmas de las manos sobre las costillas manteniendo los ojos cerrados. Inhalar y exhalar por ambas fosas nasales. Para que la respiración sea lo más adecuada posible, contar hasta tres al tomar el aire y también al soltarlo. De ese modo, repetirlo 10 veces.

6. Mientras se desarrolla esta última acción, decir mentalmente: "A través de mi respiración mi cuerpo se relaja, se afloja. A través de mi respiración mi mente se serena y se aquieta. Caigo en un profundo estado de paz y armonía. Se comienzan a relajar los dedos de mis pies, mis piernas, mis muslos. Se relaja mi cintura. Mi columna, vértebra por vértebra, se afloja. Se relajan mi vientre, mi pecho. Estoy muy armónico y equilibrado. Siento el latir de mi corazón y cada latido transmite paz, irradia salud, emana felicidad. Se relajan los hombros, mis brazos, mis manos. Se afloja mi cuello, mi garganta, mi lengua, mis labios (entreabrir la boca). Mis oídos van cayendo en un profundo silencio. Todo es armonía en mí. Ondas de paz surcan por mi frente mientras mi mente se aquieta. En esta quietud me siento bien, estoy en paz, me dejo llevar…"

7. Durante las primeras veces que se realizan estos ejercicios, permanecer acostado y relajado no más de tres minutos. En ese tiempo se armonizan energéticamente ambos polos del cuerpo.

8. Luego, es imprescindible hacer el proceso inverso. Es muy importante no salir de golpe de la concentración lograda.

9. Para volver, hay que repetir la fórmula. Esta vez decir: "… comienzo a volver. Vuelvo a percibir mi respiración, que se está haciendo cada vez más profunda, más consciente. Volver a percibir mis pies. Percibo mis manos, y sigo volviendo. Percibo mi cuerpo, totalmente relajado, distendido, manso y tranquilo. Vuelvo a percibir mi rostro, que emana paz a través de sus poros. Se comienzan a mover los dedos de mis pies, los de mis manos. Se estiran suavemente mis brazos por encima de mi cabeza. Me vuelco hacia un lado, hacia el otro, me arqueo, hago todo aquel movimiento que mi cuerpo me pida. Me mimo, me amo, me doy mi tiempo para volver. Sin prisa, pero sin pausa. Sigo volviendo". Llevar ambas piernas flexionadas hacia el pecho, abrazarlas y mecerse hacia los costados.

10. Sentarse, respetando los tiempos personales. Tratar de colocar las palmas de las manos en las rodillas. Mantener la columna y la cabeza erguidas. Concentrarse en la respiración. Seguirla mentalmente; muy pronto se sentirá cómo el cuerpo se aquieta y encuentra armonía. Acostarse nuevamente, llevar las piernas hacia el pecho. Ahora sí: ya puede volver a la ocupación en la que estaba.

11. ¿Un consejo? Las frases que ayudan a entrar en la respiración más profunda se pueden grabar para luego escucharse y guiarse con la propia voz.

Por Marysol Antón. Agradecemos a David Lifar, director de la Fundación Indra Devi.

Fuente: La Nacion Revista

 

YOGA Webs:

::::::::YOGA:::::::::::: Ejercicios, técnicas de relajación, respiración. Serie básica de Posturas, comprende una secuencia en donde se contempla el equilibrio necesario entre las asanas (posturas) para mantener el cuerpo en perfecta salud por un lado, y por otro para desarrollar equilibradamente los centros energéticos.

Historias enviadas por el Sr Pedro Alonso

Historias de Luz y Sabiduría

Somos esto que somos.

Vivimos marchitándonos en nuestras propias insatisfacciones, en nuestras absurdas comparaciones con los demás: "Si yo fuera" "si yo tuviera" "...

Siempre conjugando el futuro incierto en vez del presente concreto, empecinados en no querer ver, que la felicidad es un estado subjetivo, voluntario.

Podemos elegir hoy, estar felices con lo que somos, con lo que tenemos; o vivir amargados por lo que no tenemos o no puede ser.

Sólo podremos florecer el día que aceptemos que somos lo que somos, que somos únicos y que nadie puede hacer lo que nosotros vinimos a hacer.

-------------------------------------------

EL SILENCIO DE LA TIERRA


Y resultó que en el silencio del Universo, se oyó un sonido y apareció un nuevo planeta llamado Tierra. Era el planeta más bonito formado hasta el momento. De tonalidades azules, todo él era una fuente de vida navegando silencioso alrededor de un único Sol.


Al cabo de un tiempo aparecieron en él los primero signos de vida. Una vida primitiva, sonora y sorprendente que llenaba todos los espacios y llegaba hasta el último rincón de la tierra y mares del planeta. Era la primera vez que se rompía el silencio y aunque la Tierra no sabía muy bien qué hacer, permanecía como una madre con un recién nacido, observando, paciente y en silencio.


Tiempo después, esta vida primitiva fue evolucionando, apareciendo seres cada vez más complejos, inteligentes y sonoros. Aparecieron los hombres. Todo se llenó de ruido y de movimiento y estos seres poco a poco fueron cambiando la Tierra, mientras ésta les alimentaba como una madre y permanecía observando, paciente y en silencio.


Los hombres cada vez eran más y necesitaban más comida, más energía, más recursos y empezaron a remodelar toda la Tierra y a contaminarla. Talaron árboles, vertieron sustancias tóxicas, masacraron al resto de los seres… No se daban cuenta que al final pagaban las consecuencias pues las tierras se fueron desertizando y las cosechas eran cada vez más escasas. Mientras, la madre Tierra permanecía en silencio, observando su evolución y sin hacer nada al respecto. Quería ayudar pero ella confiaba en sus hijos los hombres.


Después de la tierra pasaron al mar, acabaron con la mayoría de las especies marinas y contaminaron todas las aguas del planeta. Lo hacían para obtener más beneficios pero no se daban cuenta de que poco a poco iban acabando con su futuro: “pan para hoy y hambre para mañana”. Mientras, la madre Tierra permanecía en silencio, observando su evolución y sin hacer nada al respecto. Quería ayudar pero ella confiaba en sus hijos los hombres.


Todo este desequilibrio hizo que cambiaran los ecosistemas y alteraron el clima. Esto acarreó consecuencias como tormentas, huracanes, tornados, sequías… como nunca antes había habido. Las aguas se contaminaron, las tierras se desertizaron, el aire se volvió irrespirable y poco a poco las condiciones de vida para los hombres fueron de mal en peor. Los recursos energéticos, agua y comida escaseaban cada vez más y las guerras por el control de dichos recursos eran cada vez más numerosas y más cruentas. Cada vez más hombres morían debido al hambre, guerras y contaminación por lo que tuvieron que hacer algo al respecto.

Crearon un espacio artificial protegido, una especie de burbuja donde poder guarecerse de las inclemencias del clima y de las enfermedades. Pero ahora las guerras se intensificaron pues todos querían estar protegidos dentro de la burbuja. Mientras, la madre Tierra permanecía en silencio, observando su evolución y sin hacer nada al respecto. Quería ayudar pero ella confiaba en sus hijos los hombres.


Fueron pasando los años y toda vida fuera de la burbuja fue muriendo. Habían desaparecido la mayoría de las especies vegetales y animales y los pocos hombres que quedaban dentro de la burbuja llevaban una vida totalmente aséptica y artificial. Los niños no sabían cómo eran los animales, sólo los habían visto en películas. No sabían cómo era el océano o un cielo azul. Los hombres se dieron cuenta de que ese tipo de vida no era natural y les generaba tristeza y soledad. Echaban de menos algo, aunque no sabían qué era. Creían que dentro de su burbuja artificial todo sería perfecto y maravilloso, pero su alma estaba triste. Esa no era la vida que ellos deseaban llevar. En el fondo de su alma algo les decía que debían recuperar lo perdido. Esa tristeza que sentían dentro les estaba matando poco a poco, pues dejaba sin sentido a sus vidas.

Algo tenían que hacer sino desaparecerían, pues la burbuja no les protegía de esa tristeza interior. Mientras, la madre Tierra permanecía en silencio, observando su evolución y sin hacer nada al respecto. Quería ayudar pero ella confiaba en sus hijos los hombres.


Así que por primera vez en mucho tiempo, dejaron a un lado su egocentrismo y empezaron a trabajar todos unidos por un bien común. Era la única forma de sobrevivir. Empezaron a descontaminar la tierra fuera de la burbuja, a limpiar los mares y a proteger a las plantas y animales. Poco a poco se volvieron a generar las condiciones de vida aptas para ellos fuera de la burbuja y pudieron salir fuera a vivir. Un mundo nuevo les estaba esperando, un mundo como les habían contado los padres de sus padres. Un mundo en armonía con la Naturaleza, donde la vida y la belleza se desarrollaba allí donde miraban. Un mundo lleno de color que por primera vez en muchos años les hizo sentir felices y olvidar esa tristeza interior que habían tenido.

Los hombres, que eran muy inteligentes, se dieron cuenta de que sus vidas se desarrollaban en relación con la naturaleza y sólo la Armonía con ella, les podía hacer felices. Cuanto más daban a la Tierra, más recibían. Así que aprendieron del pasado y se pusieron manos a la obra en la construcción de un mundo futuro mejor, sabiendo que su felicidad dependía solamente de ellos y sabiendo que la naturaleza les protegía.

Por primera vez sintieron que la Tierra les amaba y que eran Uno con Ella.
Mientras, la madre Tierra permanecía en silencio, observando su evolución y sonriendo. Confiaba en sus hijos los hombres.

http://www.luzysabiduria.com
Historias de Luz y Sabiduría

-------------------------------------------
EL JARDIN DEL REY

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.
El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid.
Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.
La Rosa lloraba por no ser fuerte y sólida como el Roble.

Entonces encontró una planta, un Clavel floreciendo y más fresco que nunca.
El rey le preguntó:
- ¿Cómo es que creces tan saludable en medio de este jardín mustio y umbrío?

La flor contestó:
- No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías claveles. Si hubieras querido un Roble, lo habrías plantado. En aquel momento me dije: "Intentaré ser Clavel de la mejor manera que pueda" y heme aquí el más hermoso y bello clavel de tu jardín.

---------------------------------------------------

Libro: "El Silencio de Dios - Historias de Luz y Sabiduría"
Historias recopiladas por Pedro Alonso
Ed.Dilema

-----------------------------------------------------------------------------

HISTORIA CLINICA EDUARDO GALEANO

Informó que sufría taquicardia cada vez que lo veía, aunque fuera de lejos.
Declaró que se le secaban las glándulas salivales cuando él la miraba, aunque fuera de refilón.

Admitió una hipersecreción de las glándulas sudoríparas cada vez que él le hablaba, aunque fuera para contestarle el saludo.

Reconoció que padecía graves desequilibrios en la presión sanguínea cuando él la rozaba, aunque fuera por error.

Confesó que por él padecía mareos, que se le nublaba la visión, que se le aflojaban las rodillas. Que en los días no podía parar de decir bobadas y en las noches no conseguía dormir.

—Fue hace mucho tiempo, doctor —dijo—. Yo nunca más sentí nada de eso.


El médico arqueó las cejas:
—¿Nunca más sintió nada de eso?


Y diagnosticó:
—Su caso es grave.

http://www.rodelu.net/galeano/galeano.htm

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http:/www.marisolqueiruga.com.ar